Gestión de Birley recurrente balanitis, jabón balanitis.

Gestión de Birley recurrente balanitis, jabón balanitis.

Medicina genitourinaria, Volumen 69 Número 5: Páginas 400-403,
10 1993

Características y gestión de clínicas recurrentes
balanitis; asociación con atopia y genital
Lavado

H D L Birley, M M Walker, G A Luzzi, R Bell, D Taylor-Robinson, M Byrne,
A M Renton

Abstracto
objetivo – Para evaluar las características clínicas e investigaciones diagnósticas en pacientes con balanitis recurrente o no responde con el fin de establecer una gestión racional.

Ajuste – Ambulatoria clínica de medicina genitourinaria, el Hospital St. Mary, Londres, Reino Unido

resultados – En 31 (72%) de los pacientes se realizó un diagnóstico de dermatitis irritante. En comparación con el resto de pacientes, que tenían una mayor incidencia de por vida de la enfermedad atópica y el lavado diario más frecuente de los genitales con jabón. Por 28 (90%) de estos pacientes, el uso de cremas y la restricción de lavado de jabón emoliente solo controla los síntomas de manera satisfactoria. En los 12 pacientes restantes, se realizaron una variedad de diagnósticos. La biopsia demostró una investigación bien tolerado y de diagnóstico, pero el aislamiento de patógenos microbianos de hisopos prepucial era irrelevante para la gestión.

(Genitourin Med 1993;69 : 400-403)

[CIRP Nota: La atopia es una hipersensibilidad determinada genitically a alérgenos ambientales. Diccionario Médico –Stedman]

Introducción
La balanitis es una condición común. En el ala Jefferiss a ras de la clínica genitourinaria Medicina en el Hospital de St. Mary, Paddington 2006 hubo presencias masculinas para condiciones que requieren tratamiento en un período de 3 meses en 1992. De estos, 234 (11%) fueron diagnosticados como balanitis. Por otra parte, en una revisión de 100 hombres que presentan de forma consecutiva en esta clínica, 32 habían sido tratados para la balanitis al menos dos veces en los seis meses anteriores. Sin embargo, a pesar de su frecuencia, esta condición a menudo recibe poca atención. En algunos casos, hay una causa claramente definida para balanitis, por ejemplo una condición generalizada de la piel para que balanitis es un componente. 1,2 En muchos casos, sin embargo, la causa se supone que es de hongos y el paciente tratado con ciclos repetidos de cremas antimicóticos tópicos. Nuestro objetivo fue estudiar pacientes con problemas recurrentes o terco en el que una causa no había sido identificado en un intento de establecer un diagnóstico firme e instituir una gestión racional.

resultados
Características de los pacientes y el tratamiento previo
Cuarenta y tres hombres, con una edad media de 35 años (rango 20-77 años), de los cuales cinco eran homosexuales, se observaron con balanitis que había estado presente durante un período medio de 18 meses (rango 1-96 meses). Dieciséis de los hombres habían recibido previamente cremas tópicas de imidazol de uso tópico de esteroides y ocho preparaciones tópicas de esteroides e imidazol combinado. Ningún paciente tenía evidencia serológica de la sífilis o un cultivo positivo de microscopía para la gonorrea. Cinco pacientes tenían evidencia microscópica de una descarga uretral. Todos tenían la balanitis florido en el momento y ninguno tenía pus uretral detectable en repetir la prueba dos semanas más tarde, cuando la balanitis se había asentado. Ningún paciente tenía antecedentes o signos de artritis o conjuntivitis sugestiva de síndrome de Reiter.

diagnóstico histológico
Los resultados del análisis histológico de muestras de biopsia a partir de 30 pacientes se muestran en la tabla 1. En las muestras de 18 pacientes, se produjo un infiltrado irregular, principalmente perivascular crónica inflamatoria en la dermis, a menudo con edema y espongiosis de la epidermis compatibles con un diagnóstico de La dermatitis inespecífica (NSD). 4 De los ejemplares de los 12 pacientes restantes, cuatro tenían evidencia histológica de virus del papiloma humano (VPH), incluyendo hiper-queratosis y paraqueratosis, así como koilocitosis; No se observaron cambios dyplastic adicionales en dos de ellas (PIN1 y PIN2). Una variedad de otros diagnósticos sobre la base de los cambios histológicos, se atribuye a los ocho pacientes restantes.

El diagnóstico microbiológico
Los resultados de las investigaciones microbiológicas se muestran en la tabla 2. Los organismos que generalmente no se encuentran en la flora normal de la piel se cultivaron a partir de algunos de los hisopos prepuciales. De este modo, varios estreptococos fueron aisladas de tres pacientes con un diagnóstico histológico de NSD y Staphylococcus aureus con el virus del herpes simple desde el cuarto paciente NSD. Candida albicans se recuperó de la torunda de la paciente cuya balanitis se atribuye a este organismo y aeruginosa Pseudomonas y el virus herpes simplex de la paciente con balanitis de células plasmáticas. La ausencia de organismos se cultivaron a partir de los otros pacientes que fueron una biopsia o del grupo unbiopsied.

RELACIÓN ENTRE EL DIAGNÓSTICO características histopatológicas y clínicas
Los pacientes con NSD. Observaciones sobre 18 pacientes con un diagnóstico histológico de NSD se muestra en la tabla 3. De éstos, 12 (67%) tenían antecedentes de atopia, una proporción significativamente mayor que observó en los pacientes con otros diagnósticos histológicos (plt; 0,02, prueba exacta de Fisher ). En todos menos uno de los del primer grupo, había una historia de lavado genital frecuente con jabón o gel de ducha y el número medio de lavados diarios fue mayor en este grupo que en los otros pacientes. Además, 11 pacientes tenían una erupción eccematosa otras partes del cuerpo. Seis (33%) fueron circuncidados. En 14 de los pacientes, los síntomas fluctuaron con un inicio dentro de las 24 horas. Ninguno de los otros pacientes biopsiados dio una historia de síntomas fluctuantes. Cinco pacientes atribuyen la recaída de la actividad sexual, pero también habían aumentado su lavado de los genitales después del coito.

Los pacientes con otros diagnósticos histológicos. En los 12 pacientes restantes que fueron sometidos a biopsia, el examen histológico proporcionado un diagnóstico específico (tabla 1). Aunque la incidencia de por vida inferior de la atopia y menor frecuencia de lavado de los genitales (tabla 3) ayudó a distinguir estos pacientes de los que tienen NSD, el aspecto clínico de la erupción era a menudo no patognomónica y otras investigaciones, en particular el examen histológico de la biopsia, eran importante para hacer el diagnóstico correcto.

Por ejemplo, en el único paciente que tenía un diagnóstico de la infección por Candida probado de, C. albicans Se cultivó a partir de los sub-muestra de torunda prepucial y hifas de los hongos eran visibles en la epidermis superficial de la piel sometida a biopsia y, además, glucosuria y una glucemia al azar de 15 mM se encontraron; el paciente tenía diabetes mellitus previamente insospechada. En algunos casos, el examen histológico de la muestra de biopsia ayudó para obtener detalles previamente no divulgados de la historia. De este modo, los dos pacientes con dermatitis artefacta admitidos en el glande debrading sólo después de enterarse de que el resultado del examen de la muestra de biopsia sugiere esto.

Tratamiento de los pacientes
Tratamiento de pacientes con NSD. Se aconseja a los pacientes con un diagnóstico histológico de NSD para restringir el uso de jabón y se prescribieron crema emoliente (crema E45; productos de Crookes, Reino Unido) para su uso dos veces al día. Esto impidió completamente nuevos episodios de balanitis en todos menos tres de los pacientes que respondieron a la crema de hidrocortisona tópica al 1% aplicado tres veces al día durante una semana. Dos pacientes necesitaron repetir un ciclo de esteroides tópicos durante el período de seguimiento.

En vista del éxito de este régimen, y la aparición de reconocimiento clínico de la dermatitis irritante, 5 otros 13 pacientes que acudieron a la consulta con una historia similar y precipitadas fueron manejados sin necesidad de recurrir a la biopsia. organismos patógenos putativos no fueron aisladas de los hisopos saco prepucial de cualquiera de estos pacientes y todos ellos respondieron satisfactoriamente.

Los dos pacientes con cambios relacionados con el VPH y el paciente con PIN1 en la biopsia fueron tratados con crema E45. Aunque los pacientes no mostraron un alivio inmediato, los síntomas y signos de inflamación resuelven gradualmente durante el período de seguimiento. El paciente con PIN2 tenía pequeñas áreas discretas de los cambios inflamatorios en parches y éstos se realiza la ablación con diatermia con la resolución de los síntomas. No hay seguimiento de las biopsias se han realizado sobre la piel de aspecto normal.

Una historia de la fluctuación de episodios, con un inicio rápido, así como la de la atopia y de lavado fueron celoso predictivo de un diagnóstico histológico de NSD. La proporción de pacientes NSD con una historia de atopia (67%) fue mucho mayor que en la población general. 7 Es posible que la balanitis se debió a la hipersensibilidad a un alergeno específico, 8 pero podríamos atribuirlo a nada que no sea jabón lavado frecuente. sensibilidad dermatológica y generalizada a los alérgenos encontrados durante la actividad sexual están bien descritos 9, pero en esta serie, el lavado después de la relación sexual podría haber explicado la asociación.

Los patógenos bacterianos han sido implicados como causa de la balanitis en las series anteriores 10,11 y podrían actuar como alergenos, pero en nuestros pacientes es nada claro si los aislados de hisopos prepucial estaban involucrados en el proceso inflamatorio o eran meramente incidental a ella . Este último parece probable, ya que a pesar de los patógenos bacterianos se aislaron a partir de cuatro de los 18 pacientes con un diagnóstico de NSD, la recuperación siguió rápidamente el uso de cremas emolientes y sólo se requería ningún tratamiento específico adicional.

balanitis circinate está asociado con sydrome de Reiter, pero no hay muestra de biopsia tenían características histológicas para sugerir este diagnóstico y ningún paciente tenía artritis y conjuntivitis. Cinco pacientes tenían más de cinco células de pus visto en un campo de alto poder de un frotis uretral que generalmente se toma como evidencia de la uretritis. Todos estos pacientes tenían balanitis florido que se resolvió después de dos semanas de tratamiento con una crema emoliente y ninguno tenía células de pus en un frotis uretral adicionales adoptadas en este momento. Debido a que ninguno de estos pacientes fue tratado con antibióticos, es poco probable que cualquier tuvieron una infección como la uretritis por clamidia. En cambio, las células de pus visto en la primera extensión fueron probablemente debido a la contaminación de la balanitis aguda.

La circuncisión, por lo que se recomienda habitualmente en niños con balanitis recurrente, podría ser beneficiosa en un paciente cuyo balanitis recaídas a pesar de estas medidas, 12 y sigue siendo el principal tratamiento para condiciones específicas, tales como el liquen escleroso y balanitis de células plasmáticas. 13 Sin embargo, en nuestra serie, seis de los 18 pacientes con NSD habían sido circuncidados por lo que la condición no parece Tó limita a los hombres circuncidados.

  1. Stolz E, SE Menke, Vuzevski VD. Otros Dematoses genitales En: Holmes KK, Mardh P-A, Sparling PF, et al, eds. Enfermedades de transmisión sexual 2ª ed. Nueva York: McGraw-Hill Information Services Company 1990; 717-37.
  2. Vohra S, Badlani G. La balanitis y balanopostitis. Urol Clin North Am 1992; 19: 143-7.
  3. Hillman RJ, Walker MM, Harris JRW, dermatosis Taylor-Robinson D. del pene: un estudio clínico e histopatológico. Genitourin Med 1992; 68; 166-9.
  4. Palanca WF, Schaumburg-palanca de G. La histopatología de la piel 7ª ed. Philadelphia: JB Lippincott Company 1990.
  5. Rycroft RRG, Wilkinson JD. Irritantes y sensibilizantes En: Campeón RH, Burton RL, eds Ebling fjg. Libro de texto de Dermatología 5ª ed. Oxford: Blackwell, 1992; 717-55.
  6. Arumainayagam JT, Sumathipala HTA. El valor de efectuar biopsias en las clínicas genitourinarias. Genitourin Med 1990, 66: 407.
  7. McFadden ER, Gilder IA. El progreso médico: El asma N Eng J Med 1992; 327: 1928-1938.
  8. AA Fisher. Las reacciones de la membrana mucosa de contactantes. Dermatol Clin 1987; 5: 123-36.
  9. Sonnex C. hipersensibilidad sexual. Br J Hosp Med 1988; 39, 40-8.
  10. Abdullah AN, Drake SM, Wade AA, Walzman M. La balanitis (balanopostitis) en los pacientes que asisten a un departamento de medicina genitourinaria. Int J ETS SIDA 1992; 3: 128-9.
  11. Kyriazi NC, Costenbader CL. El grupo A beta-hemolítico balanitis estreptocócica. Puede ser más común de lo que piensa. Pediatría 1991; 88; 154-6.
  12. Fajakian N, S Hunter, GW Cole, J. Miller Un argumento a favor de la circuncisión. Prevención de la balanitis en el adulto. arco Dermatol 1990; 126; 1046-7.
  13. Gordon A, Collin J. Ahorra el prepucio normal. BMJ (Editorial) 1993; 306: 1-2.

Departamento de Medicina genitourinaria
H D L Birley
G A Luzzi
R Campana
D Taylor-Robinson
M Byrne
Departamento de Patología
M M Walker
Escuela de Medicina del Hospital de St. Mary
Londres W2 1NY

División de Enfermedades de Transmisión Sexual,
Centro de Investigación Clínica
Grada
Middlesex HA1 3UJ

D Taylor-Robinson

Académico
Departamento de Salud Pública
Escuela de Medicina del Hospital de St. Mary,
Londres
W2 1PG
A M Renton

Aceptado para su publicación
18 de mayo de 1993.

Citación:

  • Birley HDL, GA Luzzi, Bell R. características y gestión de la balanitis recurrente clínicos: asociación con la atopia y el lavado de los genitales. Genitourin Med 1993; 69 (5): 400-3.

(Archivo revisado 26 de noviembre de 2004)

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...